implantes de senos en adolscentes

Sin Bubis no hay paraíso

Posted on

Hace algún tiempo, en el consultorio del oftalmólogo, platicábamos acerca del botox.

¿Sabes cómo descubrieron que el botox es bueno para borrar las arrugas? Me decía el doctor. Fue por casualidad.

El botox es una sustancia que se inyecta para corregir el estrabismo, y como se aplica en la parte donde salen las “patas de gallo” a los lados de los ojos, se dieron cuenta que las arrugas desaparecían. Gran descubrimiento.

Ahora se aplica para eliminar las arrugas en tratamientos de cirugía estética.

Algunos especialistas afirman que la cirugía estética debe servir para mejorar la autoestima o para superar complejos. Nunca para parecerse a otra persona o para modificar nuestra apariencia según los estereotipos de la belleza.

A mi, en lo personal, me ofrecieron corregir el párpado del ojo derecho, que se venció y lo tengo casi cerrado, luego de siete cirugías en ese ojo. Era meramente por razones estéticas. No siento que sea necesario.

Pero tenemos el caso de Sarah Burge, una señora británica de 50 años que tiene el record guiness de cirugías estéticas, decenas de ellas para lograr ser como la muñeca Barbie. Ha gastado en este empeño una fortuna. Pero eso no es todo. Tiene dos hijas, una nena de 7 años,  Poppy, a la que en su cumpleaños le dio de regalo un certificado ¡para implantes de senos!

Pero  aclaró que si Poppy desarrolla pechos naturalmente grandes, podrá elegir otra cirugía que considere necesaria.

Además, la nena recibió una computadora, un vestido de 5 mil 700 pesos, un costoso juego de anillo y collar de cristal Swarovski rosa y un día en el spa: “Cuando tuve todo (lo que quería), fue un sueño hecho realidad. Todos mis amigos estaban celosos”, dijo Poppy, quien también comentó: “No puedo esperar para ser como mi mami con grandes ‘bubis’. Son hermosas”.

Su hija mayor, Hannah Burge (de 17 años) fue alguna vez la chica más joven en usar botox, al principio en una clínica española y después su mamá se lo inyectaba en casa.

Una familia de princesas, como la Barbie, hecha de plástico y en serie, esperando a que algún día llegue Ken.

En México no cantamos mal las rancheras.

Muchas mamás buscan a como de lugar, hacer de sus hijas una Anahí, una Mayte Perroni o, aunque sea una Galilea Montijo.

El problema no es la sustancia ni su uso por mujeres que quieren mejorar su apariencia o retrasar el tiempo..

El problema es que el Botox se está haciendo cada vez más popular en niñas y adolescentes.

“Antes muerta… que sencilla”.